Alto a la masacre de LUBINAS por las redes de arrastre !

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Adeptos a los deportes acuáticos, surfistas, bodyboarders, body surfers, kitesurfers, stand up paddle y kayakistas, skimboarders y wake surfers, nadadores, bañistas, pescadores responsables a pie o en barca, defensores de la Naturaleza y del Océano, hombres y mujeres: por una franja costera liberada y segura; este inmenso terreno de juego por fin a disposición de todos y no sólo de algunos, leer lo siguiente y comprometeros.

 

¿Por qué es importante? El problema:

 

La pesca con redes de arrastre consiste desde la historia de los tiempos a atrapar peces en el agua con la ayuda de una red. Esta red es tendida entre una cuerda ponderada en el fondo del agua y una cuerda flotante en la superficie; la red es manipulada entonces por él o los barcos a modo de cables para encerrar al banco de peces. Es una técnica que concierne a numerosas variedades de peces (salmón en el estuario del rio ADOUR, corvina en GIRONDE, así como lubina en las costas aquitanenses y landesas evidentemente).

 

En las cuestas del Aquitania, esta antigua técnica enriquece a dos buques, conocidos por todos nosotros, fuertemente mediatizados por emisiones televisivas, uno basado en ARCACHON y el otro en CAPBRETON. No existe un solo pescador de cana, a pie o con un barco de la región que ignore su modo de operar. Dichos buques pescan al ras de la playa, sobre los bancos de arena, en un solo metro de agua o menos, en los canales de las barras, por todas partes, se adueñan de todo el espacio, los surfistas deben adaptarse bajo sus riesgos y consecuencias, los pescadores deportivos con barcos son “amablemente solicitados” a retirarse, nada les es prohibido, todo se les permite, las quejas se acumulan y no consiguen respuesta.

 

Miles de pescadores a pie y centenas de pescadores con barcos acumulan salidas para nada y frustraciones: si por casualidad algunos eventuales peces son localizados por algunos pescadores recreativos, es prácticamente sistemático ver llegar a los buques cerqueros de la región para tirar sus redes a tan sólo algunos metros de la orilla del mar o en la zona, saquear el banco y reducir a nada las esperanzas de los aficionados.

 

En las playas landesas, constituidas por arena fina sin presencia de rocas, la técnica es dramáticamente eficaz: operadas por barcos motorizados y dotados de sofisticada tecnología electrónica así como con cubiertas reputadas como imposibles de hundir, sus redes no encuentran ningún obstáculo sobre esa fina arena y arrasan toda la altura de la columna de agua en los bordes de las playas; el banco está atrapado casi sistemáticamente.

 

Inexorablemente, ellos se adueñan de todos y cada uno de los bancos de lubinas que se acercan, como consecuencia este preciado recurso está en riesgo de desaparecer.

 

La Unión Europea finalmente ha tomado conciencia durante el invierno 2014-2015 tomando algunas medidas restrictivas, después de que científicos de todos los países europeos han dado una alarma al respecto desde hace años.

 

Lamentablemente no se ha hecho nada todavía por el Golfo de Gascona y España.

 

Este escándalo data ya de numerosos años. Que la riqueza pesquera de nuestra región deba evocarse en imperfecto es una triste realidad lamentablemente tangible que ningún estudio podría contradecir. Pero que el interés general, así como el de miles de pescadores recreativos sea ignorado y atropellado para el beneficio exclusivo de dos profesionales es un escándalo que no debe tolerarse más.

 

La solución:

 

El Océano y el conjunto de sus habitantes representan el patrimonio de todos los ciudadanos y no únicamente el de algunos que podrían reclamar exclusividad y actuar sin límites.

 

Despertemos las conciencias, el interés general debe prevalecer: el respeto de nuestro océano, el patrimonio de todos nos pide hacer cesar las prácticas desleales de otras épocas, nuestra región debe devenir la que era antes y debe atraer nuevamente a todos los amantes respetuosos de la naturaleza y del mar.

 

La naturaleza retomará sus derechos luego de algunos años de prácticas correctas. La pesca moderada y supervisada respetando un doble tamaño mínimo y máximo para respetar los juveniles y los preciosos reproductores permitirá una renovación perdurable de sus recursos. El turismo de pesca aumentará en la zona de Aquitania y en todas las regiones en las que estas buenas medidas sean llevadas a la práctica. Las tiendas especializadas no cerrarán, por el contrario, se multiplicarán. La navegación de placer seguirá la misma tendencia de aumento de inversión.

 

Pero los primeros beneficiados por este cambio radical serán los mismos pescadores profesionales que son apuntados por esta petición; convirtiéndose en guías de pesca ya no ganarán sus vidas dilapidando los océanos los 365 días del año contribuyendo a su propia pérdida, si no, compartiendo emociones intensas a sus clientes durante la temporada correcta. Los profesionales se convertirán en los más fervientes defensores de un sistema que ha demostrado su efectividad en otros países, ellos lo saben bien y esperan que la señal llegue para cambiar de práctica y cambiar de “acaparar todo lo más rápido posible antes que el vecino lo haga” a “liberar todo para continuar” y vivir finalmente en harmonía con los otros y la Naturaleza.

 

 

 

 

 

 

 

  • Facebook Social Icon